Cómo modular el miedo

Categorías Consejos

miedo y temores

Nuestra conducta está condicionada por los temores que brotan en nuestro interior, que implican una modificación en la mente para activar respuestas del organismos ante un peligro. Nadie se salva de manifestar miedo, sin embargo podemos trascenderlo.

¿Es natural o imaginario?

El temor aparece en diferentes grados que van desde la timidez hasta el pánico pasando por gran cantidad de niveles intermedios. Hay dos formas esenciales: el miedo natural y el imaginario. El primero tiene la función de preservar la vida, actúa como estímulo en el cumplimiento de nuestras obligaciones y ayuda en el camino hacia el progreso. En cambio, el temor imaginario se siente cuando no hay ningún peligro real. Esto consume energía y produce incomodidad, descenso de la vitalidad, ausencia de armonía y enfermedades. Cuando es continuo, se pierde la confianza en uno mismo y en la propia capacidad.

Infundir valores positivos

El origen de los temores imaginarios a menudo se remonta la infancia. La mente de los niños es muy impresionable y moldeable, las semillas del temor pueden permanecer latentes en la mente subconsciente y surgir después, en un determinado momento de crisis o estrés, y desarrollar alguna fobia, que no es otra cosa que un temor imaginario. Quienes la padecen experimentan una amenaza de la que se sienten incapaces de librarse. Los padres y educadores tienen una gran responsabilidad y han de ser cuidadosos con los niños. No deben asustarles con posibles sucesos imaginarios, sino transmitirles historias que resalten virtudes positivas como el valor y la generosidad.

Afecta a la serenidad mental

El temor constante mina la vitalidad, debilita nuestra confianza y hace que nos sintamos indefensos ante los acontecimientos que nos rodean. Este miedo frena y condiciona nuestros actos y se convierten en un poderoso enemigo para conseguir éxito en las empresas que acometamos en nuestras vidas. El temor es una emoción muy dañina para nuestro organismo. Destroza el sistema nervioso y mina la salud. Produce una constante preocupación por todo lo que nos ocurre y enfoca nuestra mente en los aspectos negativos de la vida. Esto hace que sea imposible albergar felicidad y paz en nuestro interior.

Para superarlo hay que confrontarlo

Tememos aquello que desconocemos. Por eso, para conquistar el miedo es preciso enfrentarse a él. Si, por ejemplo, temes hablar ante un auditorio lo adecuado es que te expongas delante del público hasta que lo superes. El temor se debilita si mantienes una actitud que permita concentrarte en su oposición. En este sentido, la introspección es de gran ayuda. Con la práctica de la concentración y la meditación puedes avanzar en la conquista del miedo, hasta que percibas que has estado engañado durante muchos años, y que ese miedo que sentías no tiene ninguna entidad; no es nada.

Las 7 ideas clave sobre los temores

  1. Nuestra conducta está condicionada por los temores que brotan en nuestro interior.
  2. El temor que se siente cuando no ocurre nada peligroso consume nuestra energía, nos hace perder la confianza en nosotros mismos y en nuestras capacidades.
  3. El origen de los temores imaginarios se remonta a la infancia. Los padres y profesores tienen una gran responsabilidad en la educación de los niños.
  4. El miedo frena y condiciona nuestros actos. Se convierte en un poderoso enemigo que frustra nuestros planes para conseguir el éxito en nuestros planes.
  5. Para conquistarlo es preciso enfrentarse a él. Tememos lo que desconocemos.
  6. Mantener una actitud que nos permita concentrarnos en una cualidad opuesta debilita el miedo.
  7. Practicando la concentración y meditación podemos avanzar en la conquista del miedo hasta percibir que desaparece su entidad.

Director y presentador del espacio Fitness Mental de Ràdio Sant Vicenç 90.2fm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *