Muchas veces nos cuesta ser amables porque simplemente tratamos a los demás como nos tratamos a nosotros mismos. Desde luego, sin amabilidad el mundo se convertiría en una batalla campal donde se exalta la supervivencia por encima del bienestar. Sin embargo, una conducta afectuosa puede ayudar a mejorar nuestra salud mucho más de lo que pueda aparentar. Nadie se levanta por la mañana y se transforma en un ser amable como por arte de magia. Es una práctica que se desarrolla con el tiempo, abriendo el…Continuar leyendo “Cultiva la amabilidad cada día”